martes, 7 de febrero de 2017

¿Queréis descubrir nuestra nueva sección?

¡Hoy estoy de cumpleaños! 

Y el mejor regalo es poder disfrutar de un año más de vida junto a mi familia y las personas a las que quiero. Un año para seguir viviendo intensamente, disfrutar de cada pequeña cosa y de cada nuevo acontecimiento.

Para celebrarlo iniciamos NUEVA SECCIÓN: TESTIMONIOS de mamás y papás, en primera persona y como familia, sobre cómo han vivido el embarazo y/o el parto, cómo viven su maternidad o su paternidad, cómo hacen para criar y educar una familia numerosa, cómo vivir la adopción o la acogida...
También podéis escribirnos los abuelos, seguro que también tenéis mucho que aportar.

Compartir nuestras experiencias y aprendizajes es lo más importante que podemos hacer para ayudar a otras personas. 

Esta sección no es posible sin vuestra colaboración. Por eso, escríbenos a caminare.portacta@gmail.com y estaremos encantados de publicar tu testimonio.

Para iniciar esta sección quiero compartir con vosotros el testimonio de Mónica sobre cómo ha vivido ella la llegada de cada uno de sus 3 hijos, cómo fue cambiando su manera de ver la maternidad y qué le ayudó a afrontar las dificultades. ¡Gracias Mónica!

"La verdad es que yo nunca había pensado en ser madre, hasta que me llegó, claro.
La mayoría de mis amigas desde niñas habían tenido el deseo de ser madres, como un “sentimiento maternal” muy arraigado; sin embargo yo no tengo conciencia de ello.
Cuando conocí a mi marido, y me enamoré, él tenía muy claro que quería tener hijos, y a mí me empezó a entrar el “sentimiento maternal”. Nos casamos y me quedé embarazada de mi primer hijo, y fue una sensación ¡tan bonita!, ¡estaba tan feliz!, ¡me encontraba tan bien!. Yo siempre digo que mi estado ideal es el embarazo, porque me siento mejor que nunca.
Pero nació Guillermo y me calló como una losa el peso de la responsabilidad. Sentir que ese niño tan pequeñito e indefenso dependía por entero de mí, me superó. No me sentía capaz de criarlo. A pesar de todo el apoyo de mi marido y de mi familia me sentía muy triste por mi niño, pensaba que había tenido muy mala suerte de tener una madre tan desastrosa como yo, ni siquiera conseguía darle de mamar. Durante el embarazo había hecho un curso de lactancia, y la doctora que lo impartía, Kika Baeza de Raíces, me ayudó un montón con eso. Me sentí muy acompañada por ella y enseguida conseguimos que el niño mamase bien. Aun así continuaba sintiéndome muy torpe y anímicamente muy baja. 
Entonces un amigo que vino a vernos para conocer a Guillermo, me dijo que yo era la mejor madre que mi hijo podía tener porque yo era su madre. Con esas palabras mi mente se desbloqueó y empecé a disfrutar de ese regalo tan inmenso que se me había dado.
Cuando Guillermo tenía dos años nació Iria y dos años más tarde Sonia. A las dos las disfruté desde el principio; siempre teniendo muy presente las palabras que me dijo mi amigo, y la compañía que tanto me ayudó con la lactancia.
Me siento una persona tan afortunada por esos tres regalos ¡tan hermosos!. Es tan desproporcionado que cuando lo pienso me abruma.




No sé si les pasa a todas las madres, pero yo aprendo a ser madre todos los días, día a día con ellos que son los que me enseñan.
La crianza de los hijos es una tarea larga que requiere mucho esfuerzo. Sin embargo, a pesar del esfuerzo, también económico, que supone tener tres hijos; yo pienso que para muchas cosas es más fácil. Mis hijos necesitan, o al menos reclaman, menos cosas materiales que los hijos únicos de algunos amigos. También son más pacientes y más generosos.


Y continuamos paso a paso con la aventura tan maravillosa de la educación y la crianza".




domingo, 5 de febrero de 2017

Cumplimos 1 año lleno de nuevos proyectos

Hoy hace un año que comencé esta nueva etapa de mi camino. 
Hoy hace un año de mi primer post
Ahora tengo un pedazo de mi vida, de lo que soy, en CAMINARÉ


Hoy puedo deciros que tengo más ilusión y más ganas que cuando empecé. Hemos ido creciendo y poco a poco ha ido creando forma, han surgido nuevos proyectos y relaciones y se presenta un año lleno de nuevas ideas, propuestas y colaboraciones. 

¿Queréis saber que se cuece?
*Ampliar el blog con nuevas secciones y colaboraciones.
*Crear un Grupo de Crianza en la zona norte de Madrid (si te interesa y quieres saber más escríbeme a caminare.portalacta@gmail.com)
*Seguir colaborando en el Proyecto Miriam dando talleres y acompañando a las madres en su maternidad y en la crianza de sus hijos.
*Participar una vez al mes en el Programa Viva la Educación de Radio Internacional.
*Colaborar con Portéame y Mil y Una Crianzas.


¿Quién sabe qué nos deparará? Me dejo sorprender.



Hoy especialmente quiero daros las GRACIAS por vuestros "me gusta" y por seguir lo que escribo y haber superado las 9.000 visitas; porque un blog no tiene vida sin seguidores ni comentarios.
Y sobre todo quiero daros las GRACIAS por vuestro apoyo y vuestro cariño.  Porque no podemos caminar solos en la vida.

¡Sin vosotros no sería posible!
 ¡¡GRACIAS!!




lunes, 30 de enero de 2017

Lactancia, Comunicación y Educación Emocional

El sábado 28 de enero participé en el programa Viva la Educación de Radio Internacional (92.9 FM) para hablar de cómo la lactancia y el vínculo entre madre y bebé es una comunicación continua en la que se establecen las bases de una adecuada educación emocional.

Os dejo el enlace si queréis oír el programa en diferido y os comparto la información en profundidad.

¡Qué os guste!

¿Cómo ayuda la Lactancia Materna a establecer la comunicación y el respeto entre la madre y el bebé?

Desde el nacimiento, incluso desde el embarazo, madre y bebé están en continua comunicación.
Cuando el bebé nace, la madre es capaz de reconocer las señales que emite su hijo para decirle si tiene hambre, sueño o no quiere estar solo. Estas señales comienzan siendo sutiles, hasta que concluyen en el llanto. Porque el llanto es la forma de comunicación de los bebés. De hecho hemos oído muchas veces que los bebés lloran diferente si tienen hambre o si les pasa cualquier otra cosa. Y las madres sabemos diferenciarlo.

La educación emocional de los niños, viene marcada por la relación con sus padres, con la relación de vínculo y apego que se crea entre ellos desde los primeros momentos de vida, especialmente con su madre que es la fuente de alimento, de calor y de protección del recién nacido. Por eso, para generar un vínculo adecuado es muy importante lo que sucede entre la mamá y el bebé las primeras dos horas de vida, siendo necesario el contacto piel con piel madre-bebé.
© CAMINARÉ
Durante los primeros dos años de vida del bebé, está íntimamente relacionado el crecimiento y desarrollo del cerebro con la lactancia materna y la estimulación táctil y emocional del bebé en ese contacto piel con piel. Es decir, no sólo la leche tiene un componente que favorece la creación de la mielina que recubre las neuronas para su correcto funcionamiento, sino que madre e hijo interactúan con los cinco sentidos, estimulando de forma adecuada el crecimiento del cerebro, lo que otros alimentos no hacen.

¿Cómo hacer cuándo la lactancia materna no es posible?

En el caso de las mamás que no dan el pecho, para que se genere de forma adecuada el vínculo, se recomienda mucho contacto piel con piel y que los biberones los dé la madre de forma similar a cómo darían el pecho (la mejilla del bebé rozando su pecho recomendablemente piel con piel, respetar el ritmo de succión y respiración del bebé haciendo pausas y descansos, miradas, caricias…)
También se recomienda que la lactancia artificial sea a demanda como la lactancia materna. ¿Qué quiere decir y por qué? Quiere decir que el bebé, tome el pecho o los biberones, sabe cuándo tiene hambre y la cantidad de leche que quiere tomar. No hay tiempos ni horarios (siempre que el bebé esté sano y la lactancia esté bien establecida). Esto es una forma de comunicación y también es una forma de respeto. No forzamos a comer. Esto ocurre igual, cuando se inicia la alimentación complementaria.

¿Y cuándo el bebé crece? ¿Cómo es la lactancia y la relación en torno a ella? Lactancia prolongada

La OMS, la AEPED y la AMP recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, momento en el que se introducen los nuevos alimentos, y recomiendan seguir con la lactancia materna hasta los dos años y después hasta que la madre y el bebé quieran.

Nuestro periodo de lactancia se encuentra entre los 3 y los 7 años, si se deja que el destete se produzca de forma natural. Por lo que no deberíamos de ver raro que un niño de 3 años siga mamando.

A partir de los 6-9 meses, la lactancia es más que alimento. La lactancia materna es una relación de amor.
© CAMINARÉ
Cada vez las tomas son menos frecuentes (la madre comienza a trabajar, el niño está más tiempo con otras personas y está más motivado a descubrir todo lo que le rodea…) pero el pecho de mamá sirve de lugar seguro al que volver cuando se ha alejado a explorar y siente algún peligro, y si hay separación de mamá porque va a trabajar, cuando vuelve a ver a mamá es la forma que tienen de quererse y decirse cuánto se han echado de menos.

Los dos primeros años de vida, son una etapa muy intensa para el niño en todos los sentidos, también emocionalmente, y la lactancia proporciona una herramienta valiosa porque se asienta sobre una base sólida como medio de comunicación. La lactancia proporciona un tipo de comunicación que el niño comprende cuando el lenguaje y la lógica todavía se le escapan.

Sirve por supuesto para dar alimento y amor pero también para aliviar, consolar, tranquilizar y hasta de primeros auxilios.

Crea una relación de vínculo y apego que ningún peluche ni ninguna mantita pueden sustituir. Estos suelen ser elementos de transición que se suelen utilizar para superar momentos de separación con la madre, pero, en la mayoría de los niños que maman durante años no los suelen necesitar.
En el vínculo que madre y bebé han ido creando, también han establecido las bases del respeto. El bebé cuando crece va aprendiendo que hay momentos en los que mamá decide que no le va a dar el pecho porque está cansada o porque no es buen momento… y él aprende a esperar y a respetar.

En las últimas etapas de la lactancia, también las madres experimentamos sentimientos contradictorios. A veces nos encanta, nos parece cómodo y una herramienta indispensable para poder solucionar ciertas situaciones. Decimos: “¡es que no sé qué haría si no tuviera el pecho!”. Pero otras veces estamos cansadas y queremos destetar.

Como madres tenemos una sensibilidad especial, conocemos a nuestros hijos y sabemos lo que necesitan en cada momento y lo que subyace debajo de su comportamiento (si tiene una pataleta, si está especialmente mimoso). Los niños son personas como nosotros, con un carácter y un temperamento, sentimientos, gustos, capacidades y limitaciones. Si comprendemos esto y nos centramos en buscar el origen y la necesidad de su comportamiento, podremos abrazarles y ofrecerles herramientas que les ayuden a afrontarlo de la mejor manera, respetándoles y amándoles.

La hora de mamar es un momento para aprender a hacer acuerdos, a ser pacientes, a aceptar, a hacer excepciones y a comprometerse; grandes conceptos que se aprenden en esta relación familiar tan reconfortante.


Fuentes:
Nils Bergman. Kangaroo Mother Care.
El arte femenido de amamanar, La Liga de la Leche




miércoles, 18 de enero de 2017

Nominado a los Premios Madresfera 2016 ¡VÓTAME!

Gracias a vuestros votos...

CAMINARÉ ha sido nominado en los Premios Madresfera 2016 

en dos categorías: EMBARAZO Y CRIANZA y EDUCACIÓN.

Ya está listo el enlace para votar: 

Podéis votar a CAMINARÉ en ambas categorías hasta el día 
5 de febrero a las 23.59 horas.

Pincha en la categoría y busca CAMINARÉ*, pon tu nombre, tu email y ¡VOTA!


Si no has votado antes, es muy importante que valides el mail que llegará a tu correo electrónico para confirmar tu votación.
Conoceremos los finalistas la semana del 5 de febrero y los ganadores en la gala del Blogger's Day el 18 de febrero.


¡VÓTAME! 
y dile a TODOS que voten a CAMINARÉ.

¡Muchas Gracias! 

¡Mucha Suerte!

*EDUCACIÓN puesto 31
  EMBARAZO Y CRIANZA puesto 38

lunes, 9 de enero de 2017

Premios MADRESFERA 2016

De nuevo quiero pediros un favor. 

¿ME HACÉIS UN REGALO DE AÑO NUEVO?
Ya está abierto el plazo para nominar los blogs para los Premios Madresfera 2016.
Podéis nominar a CAMINARÉ hasta el día 15 de enero.
Tras esta fase será la votación final de los blogs nominados. 

Sólo tienes que entrar en:
Pon tu nombre, tu email y http://portalacta.blogspot.com.es/

Es muy importante que valides el mail que llegará a tu correo electrónico para confirmar tu nominación.

¡VÓTAME! y dile a TODOS que voten a CAMINARÉ.

¡¡MILLONES DE GRACIAS 
DE ANTEMANO!!

jueves, 5 de enero de 2017

Ya vienen los Reyes...

Se acerca la noche de Reyes. Una noche mágica y de ilusión.


Cuando yo era niña esperaba esta noche con gran emoción: los nervios y las cosquillas en el estómago que hacían que te costara dormirte, despertarte en medio de la noche y quedarte muy quieta para que no te oyeran por si justo estaban los Reyes dejando los regalos y oír ruidos que parecían desvelar su presencia, y, por supuesto, madrugar y despertar a toda la familia porque:
¡los Reyes habían dejado los regalos!

Este año quiero contaros por qué me parece una fiesta y una tradición importante de conservar.

Las tradiciones las transmitimos de padres a hijos porque forman parte de nuestra cultura y nuestras creencias. Conservar las tradiciones significa formar parte de algo. En cada lugar hay distintas tradiciones y en vez de los Reyes llega otro personaje. Personalmente prefiero a los Reyes Magos que a Papá Noel (que aunque creamos que es un “invento de Coca Cola” y del consumismo, en su origen representa a San Nicolás de Bari), porque es más de nuestra tradición y, aunque lleguen más tarde, enseñan al niño a esperar, a ser paciente en un mundo donde todo es inmediato, y a aprender a disfrutar de la espera en la que también experimentamos placer (a veces más que cuando tenemos el regalo en nuestras manos).

Cada familia tiene sus costumbres y tradiciones y todas son válidas. Pero lo que lo que no podía imaginar es lo que he leído estos días en algunos artículos que hablan del daño que hacemos a los niños con la “mentira” de esta tradición.

A los niños siempre les decimos que tienen que decir la verdad y que es malo mentir. Sin embargo, muchas de las tradiciones que les trasmitimos están cargadas de historias con personajes imaginarios. ¿De verdad esto les hace daño?

No soy ninguna experta en esta materia, pero creo que hacer creer a los niños en los Reyes Magos no les hace perder nuestra confianza. Ninguno de nosotros hemos dejado de creer en nuestros padres por estas cosas, aunque en su momento, y dependiendo de cómo nos lo hayan comunicado (pues es importante cómo decimos las cosas) o cómo hayamos descubierto la verdad, nos llevamos una mayor o menor decepción.

Si hay una cosa que los niños tienen y que debemos conservar en ellos es su curiosidad, su facilidad para soñar e imaginar y su inocencia. La fantasía y la imaginación, son componentes importantes del desarrollo emocional de los niños y les ayuda a desarrollar su creatividad. Esto forma parte de la infancia y de la etapa de su desarrollo que se llama pensamiento mágico que les ayuda a comprender mejor momentos y situaciones de su vida.

Yo creo en los Reyes Magos y en la magia de esa noche. Creo que fueron unos sabios que descubrieron una estrella, la siguieron y encontraron a un Niño al que adoraron y llevaron presentes. Hoy, miles de años después, sigue sucediendo el milagro de que niños y adultos de todo el mundo recuerdan este hecho y reciben regalos, gracias a la generosidad de la gente (recordemos que mucha gente dona regalos para que los niños más desfavorecidos puedan disfrutar de una noche tan especial).

Los niños no son los únicos que viven la magia, los adultos también la vivimos. Los adultos perdemos fácilmente la ilusión, pero la fiesta de los Reyes hace que nosotros también la recuperemos.

En mi familia siempre se ha cuidado todo lo que sucedía en la noche de Reyes y yo también intento que sea así en mi familia con mis hijos. Ir a la cabalgata la noche de Reyes o verla por la tele cenando chocolate con roscón. Dejar los zapatos limpios y preparados para que los Reyes dejen sus regalos. Preparar un dulce y una copita para los Reyes y agua y arroz para los camellos.  La fiesta de Reyes también enseña al niño el valor de los rituales. 
¡¡Todo tiene que estar perfecto para cuando sus Majestades lleguen!!


Yo sigo esperando esta noche con entusiasmo. Regalar y que nos regalen es dar un poquito de nosotros mismos a los demás y demostrarles nuestro cariño. Quizás el verdadero regalo de los Reyes Magos sea hacernos recuperar la ilusión, algo tan valioso para vivir.

Y tú, ¿qué opinas de todo eso? 
¿Nos dejas un comentario?


¡¡Feliz noche de Reyes!!

jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Algo nuevo para el Año Nuevo?

El año nuevo está cerca y como cada fin de año es momento de reflexión. Hacemos balance del año que termina: las cosas que nos han sucedido (esperadas e inesperadas, buenas o no tan buenas), los propósitos que hemos conseguido y los que siguen pendientes.


¿He aprendido algo de lo que me ha sucedido? ¿Para qué me ha servido?

Y para el año que comienza seguimos teniendo deseos (¡¡nunca dejes de desear!!) y propósitos (propósitos nuevos y propósitos que año tras año seguimos sin cumplir). Preguntémonos, ¿por qué no los cumplo?, ¿son realmente necesarios y buenos para mí?, ¿van a hacerme más feliz? Porque sino, siempre los iremos posponiendo y causarán en nosotros cierto malestar.

De lo que se trata es de cumplir aquellos que realmente nos hacen estar mejor con nosotros mismos, que son buenos para nosotros, que nos hacen mejores personas y que cuando nos benefician, nuestro bienestar repercute en la gente que nos quiere y en los que nos rodean.


Céntrate en los propósitos que hablan de lo que deseas de verdad y de lo que realmente te hace feliz.



Mi año ha tenido propósitos cumplidos, proyectos inesperados, cosas buenas y otras no tanto, pero me quedo con todas ellas, porque de todas he podido aprender algo, son parte de mi camino y van conformando quién soy. 

Yo quiero desearte que, sea cual sea el camino que tengas que recorrer este nuevo año, esté lleno de deseos y lleno de gente con la que compartirlos.


¡¡Feliz 2017 lleno de felicidad!!


¿Cuáles son tus propósitos para este nuevo año?
Comparte tus deseos y haznos parte de ellos. 
El blog se nutre de tus comentarios y tus "me gusta"