jueves, 18 de febrero de 2016

¿Para cuándo la niña?


Seguro que todos los que estáis leyendo estas líneas os habréis dado cuenta de que hay gente un poco indiscreta, gente que opina de todo, gente que habla por hablar. Las señoras del barrio, en la puerta del colegio, cuando vas a la compra…
Una chica joven que va con tres niños pequeños (ahora ya caminan los tres, pero cuando antes uno iba en el carro, otro caminando agarrado del carro y otro en el fular) muchas veces acapara las miradas de viandantes y curiosos, y el que más y el que menos no duda en preguntar.
Se agradece enormemente cuando los comentarios que recibes son para felicitarte por la bella familia que tienes y no una pregunta vacía de interés real.

Aquí os contesto algunas de las preguntas más comunes que me suelen hacer y que seguro a muchos también os las han hecho, y sino, no os preocupéis, seguro que en algún momento os las harán. Pues otra mamá de familia numerosa, a la que también le sucede, me ha inspirado a escribir sobre esto. Podéis ver sus preguntas y respuestas aquí


¿¡Tan joven y con tres niños!?

© CAMINARÉ


Pues sí. Cada uno los tiene cuando quiere (o puede). Para mí este es nuestro mejor momento. 
Ahora tengo toda la energía que necesito. 
Puedo jugar con ellos tirada por el suelo, echar carreras, cogerlos en brazos, salir a explorar, etc.


Y cuando ellos sean mayores, yo seguiré siendo joven y podré seguir teniendo tiempo y energía para hacer las cosas que me gustan: pasear, viajar, salir a bailar con mi marido y, si Dios quiere, hasta cuidar a mis nietos.


Unos preguntan… ¿Y pensáis tener más?
Y yo debería contestar como una vez oí a la vecina de una amiga que estaba embarazada del séptimo: ¿Acaso los vas a cuidar tú?
Pero simplemente contesto: Pues no lo hemos pensado.


Otros… ¿Y para cuándo la niña?
Cuando tienes el primero la pregunta es ¿para cuándo la parejita?.
Cuando tienes la parejita niño-niña normalmente la gente deja de preguntar, parece que ya has cumplido.
Pero si la parejita es de niños (o de niñas) la pregunta es ¿para cuándo la niña (o el niño)?.
Esto mismo ocurre cuando ya tienes tres chicos: ¿iréis a por la niña?. Como si hubiera que ir a buscarla a algún sitio. Así que yo contesto, que si viene el cuarto (o el quinto o el sexto) será porque lo queremos, no porque sea una niña.
Quiero a mis hijos porque quisimos tenerlos. Porque mi familia está abierta a la vida. Porque los hijos son un regalo. Nos hacen mejores personas. Nos enseñan a ser generosos y pacientes. Nos hacen disfrutar de las pequeñas cosas. Nos hacen felices.


¡No tienes tiempo para aburrirte!
Pues no. No paramos. La verdad es que es cansado y sacrificado. Los niños necesitan todo nuestro tiempo y dedicación. Nadie dijo que fuera fácil.
Pero no hay nada más gratificante que verles disfrutar, su cara de asombro cuando descubren algo, jugar con ellos, ver películas en familia, que vengan a despertarnos los fines de semana a la cama, las peleas de cosquillas, sus besos, sus caricias.


¡Cuánto trabajo deben darte! Yo no podría.
¡¿O sí?! A lo mejor piensas que no puedes hacer algo y sólo es ponerse a ello.
Yo no soy una supermamá, ni mucho menos. Al contrario, me considero bastante limitada. Llevo años sin dormir del tirón, me canso, me enfado, grito, se me acaba la paciencia. Pero el amor lo puede todo y eso es todo lo que necesitan los niños (y lo que necesitamos los mayores). Y cada vez que te equivocas, borrón y cuenta nueva, pedimos perdón y volvemos a empezar.



Porque a nosotros lo que más nos gusta son

© CAMINARÉ

 los abrazos de
¡Familia!






lunes, 15 de febrero de 2016

¿Qué es una DOULA?

Es posible que muchos no hayáis oído nunca la palabra doula, que la hayáis oído alguna vez pero no sepáis muy bien de lo que se trata, incluso que lo poco que hayáis oído sea negativo u os suene un poco hippy-alternativo.
Con este post quiero daros a conocer quiénes son las doulas y qué hacen.

¿Qué es una Doula?

La Doula es una persona formada y con experiencia en maternidad, que provee acompañamiento continuoinformación y apoyo emocional y físico a las mujeres durante el embarazo, parto y/o posparto.

La Doula no es personal sanitario. Por ello, no interferirá nunca con decisiones médicas, ni sugerirá acciones ni intervenciones dentro del ámbito de la sanidad, derivando en caso necesario al profesional competente.
La Doula debe trabajar en sintonía con la matrona y el ginecólogo. Estas figuras no se equiparan ni sustituyen, se complementan.

La misión de la doula es facilitar la comunicación entre la mujer y el personal sanitario para que se respeten sus deseos y necesidades.

La Doula es la persona elegida por la mujer y/o la pareja para protegerles en su experiencia del nacimiento y asistirles en su transición hacia la maternidad y paternidad.

Aparece para recuperar la red de apoyo que antiguamente poseíamos las mujeres durante la maternidad. Las madres, abuelas, hermanas o las mujeres de la comunidad se trasmitían todos los conocimientos referentes a las etapas fundamentales de la vida de la mujer, pero sobre todo se ofrecían apoyo y se ayudaban en sus necesidades emocionales.

Lo importante de una doula no es tanto lo que ella sabe, sino quién es, su personalidad, lo que trasmite, porque esto es lo que más influye al ayudar a la mujer que está de parto.
Las doulas asisten a las mujeres que dan a luz en hospitales, en casas de partos o en sus domicilios.

¿Qué hace una Doula?

  • Su función más importante es dar soporte psicológico y emocional a la madre.
  • Cuidado continuo. Cuando el trabajo de parto empieza, ella está junto a la mujer hasta el final. No hay cambios de turnos ni otras obligaciones. No es así en el caso de la matrona, que muchas veces no dispone de tiempo al tener que estar con varias mujeres que están de parto a la vez.
  • Vela por el bienestar de la madre escuchándola sobre cualquier duda, deseo o temor que pudiera tener.
  • Da información objetiva y atención personalizada basada en las necesidades específicas y preferencias de cada mujer, para que la mujer tome decisiones de forma consciente.
  • Asiste a la mujer y su pareja en prepararse y lograr sus metas y expectativas.
  • Proporciona medidas de confort y palabras de aliento para que la madre disfrute de su experiencia de maternidad.
  • Ayuda en un parto vaginal tras cesárea.
  • Colabora con una matrona en la atención de un parto en casa.
  • Da apoyo para promover y mejorar la lactancia materna.


Beneficios de tener una Doula

Según el libro “Mimando a la madre: cómo una doula puede ayudarte a tener un nacimiento más corto, fácil y sano” de Klaus y Kennel (Mothering the Mother. How a Doula Can Help You Have a Shorter, Easier and Healthier Birth (1993)), el apoyo emocional que proporciona la doula proporciona:

1.     Reducción del número de cesáreas.
2.     Reducción del tiempo de duración de la labor de parto.
3. Reducción del uso de oxitocina sintética, anestesia epidural y de analgésicos en general.
4.     Reducción  del uso de fórceps y ventosas.
5.     Mayor probabilidad de una lactancia materna exitosa.
6.  Generación de mayor apego madre–bebé y de un vínculo afectivo más sólido entre padres y bebé.
7.    Reducción de los niveles de ansiedad, lo que ayuda a disminuir el riesgo de depresión posparto.


Las Doulas apoyan las Prácticas de Atención y Cuidados adoptadas por la Organización Mundial del la Salud (OMS):

1.   El trabajo de parto inicia por sí mismo.
2.   Libertad de movimiento a lo largo del trabajo de parto.
3.   Apoyo continuo durante el trabajo de parto.
4.   No realizar intervenciones de rutina innecesarias.
5.   Evitar la posición acostada sobre la espalda para dar a luz.
6.   No separar a la madre de su bebé después del nacimiento.


Puedes oír la entrevista que me hacen en el programa Viva la Educación de Radio Internacional (92.9FM) del 26 de noviembre de 2016. Hablo de qué son las doulas, lo que hacemos, mi formación en lactancia y porteo y su importancia para un acompañamiento global.



Para saber más:

La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud (OMS):




Fuentes:

Doulas.es









martes, 9 de febrero de 2016

Breastfeeding Art

El domingo fue mi cumpleaños y quería compartir con vosotros un regalo que me hicieron. Por supuesto, el mejor regalo es sentirse querido a raudales y poder disfrutar del día juntando a comer a toda la familia (¡toda al completo!, abuelos, tíos y primos por ambas partes). 
¡¡Un verdadero regalo!!

Pero, al final del día, llegó un regalo inesperado, una herencia en vida, un tesoro recuperado. Un retablo con una Virgen de la leche. Un regalo de una tía, herencia familiar.


Como apunte, me gustaría que os fijarais que, en la mayoría de los cuadros antiguos que representan lactancias, los niños no son bebés, son más bien mayorcitos, tanto que ellos son los que agarran el pecho a la madre (como el de este cuadro), están sentados en las rodillas de su madre o adoptan posturas de lo más peculiar. Mi regalo me gustó especialmente, porque a mi tercer hijo le gusta agarrar el pecho como a este Niño Jesús, en plan sandwich.

Con este cuadro quiero dar inicio a una sección de Lactancia en el arte. Porque el arte es otra de mis pasiones, y cada vez que voy a algún sitio y veo una Virgen dando el pecho me emociono y le hago una foto para mi colección.

¿Por qué, en la actualidad, ver a una madre dando el pecho en público está mal visto y hasta parece obsceno cuando es lo natural y lo que lleva haciéndose miles de años? Si en la antigüedad no tenían problema de representar al Niño Jesús y a la Virgen en esa unión tan especial madre e hijo, ¿qué tenemos que oponer nosotros?


Os invito a colaborar en esta sección mandándome fotos de Lactancia en el arte (por supuesto de buena calidad y citando la fuente) para poder completar este pequeño museo particular
También podéis hacer una pequeña búsqueda por la red y os asombrareis de la multitud de obras de arte relacionadas con la lactancia que descubrís.





domingo, 7 de febrero de 2016

Año Nuevo, ¡BLOG NUEVO!


Llevaba más de un año gestando este blog y por fin ve la luz. 
Estoy convencida de que cada cosa llega en el momento adecuado.
No sé qué me deparará este nuevo proyecto, pero de momento estoy emocionada. 
Y lo mejor es que va a ir cumpliendo años conmigo. 

¡¡Estamos de CUMPLEAÑOS!!




¡A disfrutarlo!







viernes, 5 de febrero de 2016

Santa Águeda, protectora de las madres lactantes

Hoy, 5 de febrero, es Santa Águeda (también llamada Santa Ágata), patrona y protectora de las madres lactantes y de las enfermeras. También es la Santa a la que se encomiendan numerosas mujeres que sufren enfermedades relacionadas con el pecho.
Santa Águeda (detalle). Francisco de Zurbarán, 1630-1633. Óleo sobre lienzo. Museo Fabre, Montpellier (Francia)
El nombre de Águeda, de origen griego, significa “bondadosa” o “virtuosa”.
Según la tradición cristiana, Santa Águeda de Catania  fue una virgen y mártir del siglo III.
Su vida aparece recogida en la obra “La leyenda dorada” del hagiógrafo (persona que escribe sobre la vida y obra de los santos) Santiago de la Vorágine.
Águeda era una joven bellísima, hija de una familia noble que vivía en la zona de Catania (Sicilia, Italia) hacia el año 250, momento en que el emperador romano Dacio había ordenado una persecución contra los cristianos.
El Senador Quintianus, se aprovechó de la persecución del emperador Dacio  para intentar poseerla. Pero todas sus propuestas fueron rechazadas por la joven, que ya había ofrecido su virginidad a Jesucristo.
Quintianus no se dio por vencido y la entregó en manos de Afrodisia, una mujer malvada, con la idea de que esta la sedujera con las tentaciones del mundo. Pero sus malas artes se vieron frustradas por la virtud y la fidelidad a Cristo que demostró Santa Águeda. 
Quintianus, poseído por la ira, ordenó que torturaran a la joven cruelmente y que le cortaran los senos. Es famosa respuesta de Santa Águeda:

"Cruel tirano ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?".
Aunque la santa tuvo una visión en la que San Pedro curaba sus heridas, siguió siendo torturada y fue arrojada sobre carbones encendidos.
Santa Águeda visitada en la cárcel por Pedro y el Ángel. Giovanni Lanfranco, 1613-1614.
Galería Nazionale, Parma.
Según cuenta la leyenda, el volcán Etna hizo erupción un año después de la muerte de Santa Águeda y los pobladores de Catania pidieron su intervención logrando detener la lava a las puertas de la ciudad. Desde entonces es patrona de Catania y de toda Sicilia e invocada para prevenir los daños del fuego, rayos y volcanes.

Es representada de muchas formas. Normalmente aparece con la palma del martirio en una mano y en la otra sosteniendo una bandeja o plato con sus senos cortados. También se le ha representado en el momento del martirio con el verdugo armado de tenazas y cortando sus senos. Otras veces es ella misma quien sostiene unas tenazas en la mano y, a su lado, un ángel con sus pechos en una bandeja. 

 









Hoy especialmente,
nos encomendamos a ella.





Fuentes:

http://www.corazones.org/santos/agueda.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81gueda_de_Catania
http://mercaba.org/SANTORAL/Vida/02/02-05_AGUEDA.htm





martes, 2 de febrero de 2016

¡Bienvenid@s!


¡Bienvenid@s!

Me llamo María y soy una joven mamá apasionada por su familia.

¿Por qué Caminaré? Porque deseo estar siempre en camino. Porque quiero disfrutar y aprender con cada paso que doy en la vida. Porque a veces pequeños pasos te hacen avanzar más de lo que hubieras imaginado, y te hacen crecer.

Mi década de los 20 ha estado llena de grandes acontecimientos: la universidad, mi matrimonio, el nacimiento de mis tres hijos, la estancia en República Dominicana. La década de los 30  sólo acaba de empezar.

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, interrumpí mi carrera profesional por mi familia. Cuando mi primer hijo tenía 5 meses, a mi marido le propusieron trabajar en una ONG en República Dominicana. Allí cimentamos nuestra familia. Vivimos en Santo Domingo durante 4 años, periodo en el que nació nuestro segundo hijo y descubrí mi vocación como doula.

En un país donde la tasa de cesáreas es una de las más altas del mundo (56% según datos de la OMS de 2015), caí en la cuenta de que, a veces, consideramos como normales cosas que se hacen de una determinada manera simplemente por hábito. Esto hizo que con el embarazo de mi segundo hijo me planteara dónde y cómo quería dar a luz. Aunque ya era madre, todavía me quedaba mucho por aprender, y este fue el primer paso de una maternidad consciente. A través de mi ginecóloga dominicana (una de las pocas, o la única, que atiende partos naturales en la sanidad privada) conocí quiénes son las doulas.  Fue ella quien promovió la primera formación de doulas en República Dominicana con DONA Internacional. Formé parte de la primera promoción de doulas dominicanas porque quería aprender más sobre la maternidad y todo el proceso del embarazo, parto y posparto. Y sin esperarlo, me apasionó.

De regreso a España, me quedé embarazada de mi tercer hijo. En su alumbramiento pude poner en práctica todo lo aprendido. Fue realmente un parto hospitalario precioso, íntimo y totalmente respetado.

Al porteo ergonómico llegué por necesidad al tener dos bebés muy pequeños. Comprobando las grandes ventajas que tenía y lo desconocido que sigue siendo, tras mi propia experiencia, me formé como asesora para aprender más y poder ayudar a otras familias.

A la formación en lactancia también llegué por mis hijos. Con tres lactancias prolongadas y una de ellas en tándem, sentía la necesidad, como madre y como doula, de poder ayudar desde el conocimiento, y no sólo desde la experiencia, a otras mamás llenas de dudas y de dificultades pero con ganas de poder amamantar a su bebé y disfrutarlo.

Este blog nace para compartir estas experiencias y conocimientos, y seguir aprendiendo gracias a vuestras aportaciones.


Espero que os guste.