martes, 2 de febrero de 2016

¡Bienvenid@s!


¡Bienvenid@s!

Me llamo María y soy una joven mamá apasionada por su familia.

¿Por qué Caminaré? Porque deseo estar siempre en camino. Porque quiero disfrutar y aprender con cada paso que doy en la vida. Porque a veces pequeños pasos te hacen avanzar más de lo que hubieras imaginado, y te hacen crecer.

Mi década de los 20 ha estado llena de grandes acontecimientos: la universidad, mi matrimonio, el nacimiento de mis tres hijos, la estancia en República Dominicana. La década de los 30  sólo acaba de empezar.

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, interrumpí mi carrera profesional por mi familia. Cuando mi primer hijo tenía 5 meses, a mi marido le propusieron trabajar en una ONG en República Dominicana. Allí cimentamos nuestra familia. Vivimos en Santo Domingo durante 4 años, periodo en el que nació nuestro segundo hijo y descubrí mi vocación como doula.

En un país donde la tasa de cesáreas es una de las más altas del mundo (56% según datos de la OMS de 2015), caí en la cuenta de que, a veces, consideramos como normales cosas que se hacen de una determinada manera simplemente por hábito. Esto hizo que con el embarazo de mi segundo hijo me planteara dónde y cómo quería dar a luz. Aunque ya era madre, todavía me quedaba mucho por aprender, y este fue el primer paso de una maternidad consciente. A través de mi ginecóloga dominicana (una de las pocas, o la única, que atiende partos naturales en la sanidad privada) conocí quiénes son las doulas.  Fue ella quien promovió la primera formación de doulas en República Dominicana con DONA Internacional. Formé parte de la primera promoción de doulas dominicanas porque quería aprender más sobre la maternidad y todo el proceso del embarazo, parto y posparto. Y sin esperarlo, me apasionó.

De regreso a España, me quedé embarazada de mi tercer hijo. En su alumbramiento pude poner en práctica todo lo aprendido. Fue realmente un parto hospitalario precioso, íntimo y totalmente respetado.

Al porteo ergonómico llegué por necesidad al tener dos bebés muy pequeños. Comprobando las grandes ventajas que tenía y lo desconocido que sigue siendo, tras mi propia experiencia, me formé como asesora para aprender más y poder ayudar a otras familias.

A la formación en lactancia también llegué por mis hijos. Con tres lactancias prolongadas y una de ellas en tándem, sentía la necesidad, como madre y como doula, de poder ayudar desde el conocimiento, y no sólo desde la experiencia, a otras mamás llenas de dudas y de dificultades pero con ganas de poder amamantar a su bebé y disfrutarlo.

Este blog nace para compartir estas experiencias y conocimientos, y seguir aprendiendo gracias a vuestras aportaciones.


Espero que os guste.






No hay comentarios:

Publicar un comentario