jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Algo nuevo para el Año Nuevo?

El año nuevo está cerca y como cada fin de año es momento de reflexión. Hacemos balance del año que termina: las cosas que nos han sucedido (esperadas e inesperadas, buenas o no tan buenas), los propósitos que hemos conseguido y los que siguen pendientes.


¿He aprendido algo de lo que me ha sucedido? ¿Para qué me ha servido?

Y para el año que comienza seguimos teniendo deseos (¡¡nunca dejes de desear!!) y propósitos (propósitos nuevos y propósitos que año tras año seguimos sin cumplir). Preguntémonos, ¿por qué no los cumplo?, ¿son realmente necesarios y buenos para mí?, ¿van a hacerme más feliz? Porque sino, siempre los iremos posponiendo y causarán en nosotros cierto malestar.

De lo que se trata es de cumplir aquellos que realmente nos hacen estar mejor con nosotros mismos, que son buenos para nosotros, que nos hacen mejores personas y que cuando nos benefician, nuestro bienestar repercute en la gente que nos quiere y en los que nos rodean.


Céntrate en los propósitos que hablan de lo que deseas de verdad y de lo que realmente te hace feliz.



Mi año ha tenido propósitos cumplidos, proyectos inesperados, cosas buenas y otras no tanto, pero me quedo con todas ellas, porque de todas he podido aprender algo, son parte de mi camino y van conformando quién soy. 

Yo quiero desearte que, sea cual sea el camino que tengas que recorrer este nuevo año, esté lleno de deseos y lleno de gente con la que compartirlos.


¡¡Feliz 2017 lleno de felicidad!!


¿Cuáles son tus propósitos para este nuevo año?
Comparte tus deseos y haznos parte de ellos. 
El blog se nutre de tus comentarios y tus "me gusta"



miércoles, 28 de diciembre de 2016

Jesús nació y la Virgen lo amamantó


En mi último post os felicitaba la Navidad contándoos cómo me imaginaba el parto de la Virgen. 

Un parto natural, íntimo, piel con piel y con un Niño amamantado. Pero también os comentaba los pocos Nacimientos que encontramos con una Virgen recostada con el Niño y amamantándolo.

A raíz de esto me han llegado varias imágenes dignas de compartir. 
En algunos hasta es San José el que tiene en brazos a Jesús creando el vínculo con Él.

¡Qué os gusten!

Detalle Nacimiento Hospital de San Rafael (Madrid)
Detalle Nacimiento Corte Inglés de Serrano (Madrid)


Nacimiento Corte Inglés de Serrano (Madrid)
Detalles mujeres amamantando











Desconocida

Detalle Nacimiento Ayuntamiento de Madrid (2015-16)

Desconocida

Desconocido
Imagen costumbrista (puede ser la Sagrada familia o no)





viernes, 23 de diciembre de 2016

Y un Niño nació. ¡FELIZ NAVIDAD!

Llega ya Navidad. Estamos todos esperando este tiempo tan familiar en el que todo es ilusión, especialmente si hay niños en casa: la decoración, las luces, los regalos, las reuniones familiares, los planes en familia.

Pero no podemos olvidar lo que celebramos desde hace siglos. Seamos o no creyentes en Navidad se celebra el nacimiento del Niño Jesús.

¿Alguna vez os habéis parado a pensar en cómo sería 
el embarazo y el parto de la Virgen María?

Normalmente, en los nacimientos, encontramos al Niño entre pajas, en su cuna, cerca de sus padres, pero pocas veces en los brazos de su madre. Aunque encontramos imágenes de María embarazada o dando el pecho (podéis echar un vistazo a mi sección BreastfeedingArt), es raro encontrar Nacimientos con imágenes de María dando a luz o dando el pecho a un Niño Jesús recién nacido.


Yo os lo quiero contar de esta manera…

La Virgen María era muy joven cuando se quedó embarazada. Debía ser una joven fuerte y valiente. Embarazada de unos pocos meses recorrió un largo camino (tramos a pie, en burro o en carro) para visitar a su prima Isabel que también estaba embarazada. Seguramente la finalidad de la visita fuera para recibir consejo y acompañarla en su embarazo, tan inesperado y sorprendente como el suyo. Este largo camino (María vivía en Nazaret y su prima cerca de Jerusalén), seguramente lleno de dificultades y peligros lo recorrió ida y vuelta, sola y embarazada. Y cuando ya estaba en la recta final de su embarazo, San José le dice que tienen que irse a Belén a empadronarse. Más de 160 km de viaje en burro, lo que supondría varios días de camino, quizás más de lo habitual, pues tendrían que hacer frecuentes paradas para que María descansara.

Película Natividad

Google maps

¿Quién de nosotras, madres, somos capaces de hacer los esfuerzos 
que tuvo que hacer la Virgen en su estado?

Por si no había tenido suficiente con llegar a Belén, agotada y con contracciones de parto, no encuentran dónde hospedarse. Mucha gente ha llegado antes que ellos para censarse. Imaginaros cómo se sentiría San José. Cansado, preocupado, angustiado. Su mujer va a dar a luz y no tiene un lugar digno para acomodarla. A duras penas encuentra un establo, una cueva, en definitiva, un lugar resguardado, donde descansaban los animales, con paja y algo de leña. Amontonaría un poco de paja y pondría una manta a modo de cama para que María se tumbara y descansara mientras sentía que el nacimiento de su Hijo estaba cerca. San José le acompañaría discretamente. Cerca de María, disponible, pero lo suficientemente alejado para dejarle a ella concentrarse en su alumbramiento. Prepararía una hoguera para dar luz y calor, iría a buscar a una partera, iría a por agua y a pedir paños y víveres a los lugareños.

María, expectante pero tranquila, segura de que el momento ya había llegado. Confiada en que todo iba a salir bien. Concentrada en su respiración, en su cuerpo, en su Hijo. Ofreciendo ese dolor por Amor.

Quizás San José llegó con la partera cuando Jesús ya había nacido. Quizás San José estaba cerca porque no había nadie que pudiera ayudarles y se acercó a María cuando oyó al bebé recién nacido.

Película Natividad
María cogió a su hijo y lo puso en su regazo, piel con piel, abrazándolo mientras lo cubría con su ropa. Ambos, recostados, se miraron, se sintieron, se reconocieron, enamorándose el uno del otro.

¿Hay algún acto de amor mayor?

Jesús llegó al mundo en el mejor lugar donde podía encontrarse, en brazos de su madre, no necesitaba nada más, sólo su calor, su olor, seguir oyendo el latido de su corazón. Poco a poco Jesús fue buscando su alimento. Movió su cabecita, apoyó sus manitas y encontró el pecho de su madre. Jesús tomó el calostro de su mamá hasta que ambos se quedaran profundamente dormidos. San José, estaría cerca contemplando esa bella escena llena de ternura.
Cedida por Laura (Instagram: es_vixdrawz)

Todo sería silencio y contemplación. Ternura y amor.

Todos los que llegaban a adorarle quedarían en silencio, contemplando desde una distancia prudencial, sin atreverse a interrumpir. San José recibiría los presentes y las felicitaciones.

Contemplemos nosotros a este Niño que llena de alegría nuestras vidas.
 ¡¡FELIZ NAVIDAD!!



jueves, 22 de diciembre de 2016

Lo que significa ser asesora de porteo

Formarme como asesora de porteo ha supuesto para mí un sinfín de posibilidades. Actualmente porteo ocasionalmente, ¿quizás tenga un cuarto hijo para poder portearle con un bello fular y mil nudos? ¿O quién sabe si seré una abuela porteadora? Deseos a largo plazo que quizás se cumplan o no… pero lo que sí sé es que ahora puedo ayudar a otras personas a disfrutar de esta bella experiencia con sus bebés.

Yo llegué al porteo un poco por casualidad, al ser madre de mi tercer hijo. Aunque había porteado ocasionalmente a mis otros dos hijos, no lo había hecho de forma adecuada ni con un buen portabebé. Pensaba, como muchas familias, que llevar al bebé en una mochila era algo práctico pero que no requería de mucha información y mucho menos de asesoramiento. Cualquier mochila que te vendían debía de valer si era de marca y la vendían en una tienda reconocida, ¿no? ¿Cómo van a vender cosas que perjudiquen a los bebés? Sin embargo, en la práctica, no era tan cómodo como parecía. Así que algo debía de estar fallando. Ahora soy consciente de que venden cosas más o menos adecuadas y que hasta un portabebé ergonómico puede ser usado de manera incorrecta.

Con mi tercer hijo, ante la necesidad de portearle al tener dos bebés muy seguidos, busqué información y comencé a portear de forma autodidacta. He de reconocer que no lo hice mal porque encontré buena información; pero era consciente de que necesitaba más recursos teóricos y prácticos, como madre y como profesional del mundo de la maternidad.

En los últimos 5 años el mercado de portabebés ha crecido muchísimo, hay mucha oferta de tipos y marcas de portabebés. No todos son ergonómicos, no todos se usan igual y no todos son adecuados para todas las familias.

Como os he comentado alguna vez, yo me formé con Portéame. Su curso de asesora de porteo es sencillo pero muy completo. Teóricamente el curso me ha ayudado a conocer la ciencia del porteo, su historia y evolución, su relación con la biología y el desarrollo del bebé, sus beneficios y muchas cosas más. Como es una formación presencial, te permite conocer, probar y aprender a usar todos los tipos de portabebés que existen. Pues para poder asesorar bien es fundamental la práctica personal con cada tipo de portabebé; lo cual hay que seguir practicando después de realizada la formación.

@CAMINARÉ
Pero es imprescindible que un curso de asesora de porteo te aporte las herramientas para poder ayudar a las familias a elegir el tipo de portabebé que mejor se adapte a sus necesidades. Es fundamental aprender a escuchar y no adelantarse a aconsejar lo que a nosotros nos parece más adecuado. Cada familia es diferente y tiene sus propias necesidades y preferencias. No es mejor asesora la que sabe hacer muchos nudos (que también hay que saber hacerlos) sino la que sabe escuchar y hacer las preguntas adecuadas para ayudar a esa familia. Realmente pocas familias optan por fulares tejidos que requieren una mayor técnica en su aprendizaje, las familias suelen optar por los fulares elásticos o las mochilas ergonómicas cuyo uso es más intuitivo y rápido.

@CAMINARÉ
Y como para poder asesorar adecuadamente se requiere mucha práctica, no sólo en el uso y manejo de los portabebés, esta formación también tiene una parte de trabajo resolviendo casos reales de consultas de familias. ¿Completo verdad? Y aún así, cuando de verdad te pones a asesorar a las familias siempre hay que seguir reciclándose y contando con el apoyo de alguien si surge alguna duda.

@CAMINARÉ
Yo estoy muy agradecida a esta formación y a Alba Ferri que es una gran asesora y una persona con una gran humanidad, lo más importante para tratar bien a otras personas. Siempre está disponible y crea una red con todas las alumnas de sus formaciones.

@PORTEAME

Así que si alguien está interesado en realizar su formación o sus talleres para familias puede encontrar más información en Portéame o en su Facebook.
Y si necesitas una asesoría más personalizada puedes escribirme en caminare.portalacta@gmail.com 



miércoles, 14 de diciembre de 2016

Unas vidrieras fuera de lo común

Hoy quiero compartir con vosotros un bello descubrimiento.
Ya se siente cerca la Navidad. La Virgen está embarazada y espera la llegada de su Hijo. Buscando imágenes de la Virgen María embarazada para mi próximo post, he encontrado algo fuera de lo común. 

Encontramos imágenes y cuadros de la Virgen embarazada, pero os puedo asegurar que yo nunca he visto ninguna representación de la Virgen dando a luz. Parece que es algo muy íntimo y difícil de representar.

Lo que he encontrado son unas vidrieras únicas e innovadoras que muestran la concepción de María durante la fecundación, gestación y parto de Jesús, desde un punto de vista más científico y ginecológico. 

Os dejo las mejores imágenes que he podido encontrar, pero siempre podemos hacer una visita a la iglesia de la Purísima Concepción de Turre.


 



Si queréis saber más os dejo este enlace. Vidrieras Iglesia de Turre:

https://www.youtube.com/watch?v=YxsUusXuOqE



miércoles, 7 de diciembre de 2016

Mi hijo tiene dolores de crecimiento

Algunas noches mi hijo mayor de 8 años se queja de que le duele una pierna, o las dos. Le cuesta dormirse, a veces el dolor cesa durante la noche y otras duerme agitado. Esto le pasa ocasionalmente desde que tiene 5-6 años. Nunca le he dado mayor importancia, pues por la mañana el dolor ha desaparecido. A veces para calmarle el dolor y que él esté más tranquilo, le doy un  masaje con crema hidratante y le acompaño un rato hasta que se duerme. Siempre he pensado que son los llamados dolores de crecimiento, pero yo no recuerdo haberlos experimentado y no sé muy bien de qué se tratan y si realmente existen.

Hoy mi hijo de 5 años ha pasado mala noche (y nosotros también, claro), quejándose de que le dolían las piernas y despertándose continuamente. Sin embargo, por la mañana, ni rastro del dolor. Aprovechando que tenía que ir al pediatra con el pequeño, le he comentado lo que sucedía, a ver si mis sospechas sobre si son dolores de crecimiento son ciertas y qué me podía aconsejar.

¿Serán dolores de crecimiento? ¿Realmente existen?

Os cuento qué son y qué hacer con los dolores de crecimiento a raíz de lo que me ha dicho el pediatra y lo que yo he investigado.


¿Qué son los “dolores de crecimiento”?

Los dolores de crecimiento son dolores benignos en las piernas que aparecen durante la tarde-noche sin que haya una causa aparente que los produzca. Son propios de la infancia. Aparecen entre los 3-5 años, y, entre los 8-12 años, siendo más frecuentes en el segundo rango de edad. Suelen afectar entre el 25% - 40% de los niños.
Aunque se llama “dolor de crecimiento”, no hay constancia de que esta sea la causa, pues el crecimiento en sí mismo no es un fenómeno doloroso. De alguna  forma, es una  referencia al grupo de población que la padece y a la benignidad del cuadro.


¿Cuáles son sus causas?

Se desconoce la causa. No hay pruebas que demuestren que el crecimiento de los huesos provoca dolor. Los dolores del crecimiento se presentan solo en los músculos (no en los huesos ni en las articulaciones). Por esta razón, los médicos creen que los niños pueden sentir dolores del crecimiento después de una jornada de ejercicio intenso. Las causas más probables son los dolores y malestares que se producen por saltar, correr, trepar y toda la actividad física normal que un niño activo realiza durante el día.



Signos y síntomas

El dolor aparece típicamente durante la noche. Al niño le cuesta dormirse o se despierta quejándose de dolor en las piernas. El niño no es capaz de localizar el dolor. Se producen en cualquier parte de las extremidades inferiores, más frecuentemente en la cara anterior de las piernas. Los niños mayores lo describen como "calambres", o como un dolor "interno". El dolor desaparece a la mañana siguiente sin ningún síntoma y el niño puede realizar su actividad diaria con normalidad. Estos episodios pueden repetirse de forma intermitente durante meses.


¿Cómo ayudar a nuestro hijo?


Algunas cosas que pueden calmar el dolor de los niños son:
  • Masaje suave
  • Aplicar calor
  • Estiramientos
  • Tranquilizar al niño
No suele ser necesario recurrir a la administración de ningún analgésico (ibuprofeno o paracetamol).

¿Cuándo ir al pediatra?


En raras ocasiones, los dolores en las piernas pueden ser una manifestación de alguna enfermedad importante. Si el niño tiene una mala alimentación (cosa que en nuestro caso no sucede) podría ser debido a una falta de hierro.

Si es algo más grave, el dolor tendrá características diferentes, pues el niño no dejará que le toquemos la zona, pues aumentará su dolor.
Debemos consultar al pediatra en caso de:
  • Dolor de intensidad creciente y muy frecuente.
  • Dolor que no desaparece durante el día.
  • Dolor localizado en las articulaciones.
  • Rojez o inflamación de la pierna.
  • Dificultad al caminar.
  • Debilidad, fiebre, malestar general.


Como conclusión, parece que mi intuición iba por buen camino y lo que he hecho era acertado. Los dolores del crecimiento típicos de la infancia son reales y duelen. En la gran mayoría de casos, el dolor durante la noche que los niños experimentan en sus piernas no es el resultado de una enfermedad y no necesita tratamiento médico. Los síntomas desaparecen por la mañana.

Si tu hijo tiene dolores de crecimiento, necesitará tu compañía y tu consuelo explícale que está dando un estirón y que mañana será un poquito más alto. Las caricias que le puedas dar y la seguridad en que los dolores de crecimiento pasarán a medida que crezcan puede ayudarle a que se relaje y se sienta mejor. 


¿Vuestros hijos sufren dolores de crecimiento?
Cuéntame tu experiencia en los comentarios.

Fuentes:



sábado, 3 de diciembre de 2016

Tetanalgesia

La tetanalgesia es un término que se usa para referirse al efecto calmante y a la reducción del dolor que sienten los bebés que son amamantados mientras les realizan pruebas médicas dolorosas (vacunas, análisis, prueba del talón, etc.)

Esta palabra la “inventaron” un grupo de pediatras tras comprobar que los bebés que eran amamantados cuando les ponían las vacunas casi no lloraban ni se quejaban, al contrario de lo que pasa con la mayoría de los bebés o niños que lloran desconsolados cuando les ponen las vacunas o les tienen que pinchar.

Lactapp
Si lo pensamos tiene sentido. Los bebés de forma instintiva piden mamar cuando sienten dolor o miedo y a las madres nos sale cogerles, protegerles y ponerles al pecho. Por ello, ante una situación que las madres sabemos dolorosa y que para ellos puede ser dramática, lo normal es poderles ofrecer el pecho para calmarlos y ayudar a que su dolor sea menor.

La tetanalgesia es una solución sencilla que beneficia a todos.

El bebé es el mayor beneficiado. Como os he dicho, para el bebé, tomar el pecho mientras le realizan una prueba médica disminuye significativamente su dolor y su estrés. El bebé se encuentra tranquilo y seguro al lado de mamá, y aunque le moleste o duela lo que le están haciendo su percepción es mucho menos agresiva que si le pinchan sujetado e inmovilizado entre dos adultos desconocidos. Pongámonos en su situación, a nosotros tampoco nos gustaría y nos provocaría mucho más miedo.

La madre siente que está ayudando a su hijo, le aporta confianza y mejora el vínculo con su bebé.

Para el personal sanitario las ventajas también son numerosas. La prueba se realiza más rápidamente y sin sufrimiento, no es necesaria ayuda de otros compañeros para inmovilizar al bebé y el bebé no se mueve (o se mueve menos al no intentar zafarse) por lo que se producen menos errores.

Sin embargo, siendo algo tan sencillo y natural, que no tiene inconveniente para nadie, y que debería hacer se de forma protocolaria,  se practica poco. 


¿Y con los bebés que toman biberón qué pasa?

En estos casos se denomina “maternoanalgesia”. Se ha comprobado que los bebés que están en brazos de su madre tomando un biberón o el chupete también están más calmados y sienten menos dolor. Por lo que también deberían hacerlo.


Por si quedaran dudas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también se posiciona en este tema y tiene elaborado un documento sobre la conveniencia de dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después. En este documento encontramos medidas y recomendaciones como estas:

·     El personal que lleva a cabo la vacunación debe estar bien informado y tener una actitud calmada y cooperativa.
·    La persona que cuida del niño debe estar siempre presente durante y después de la inyección (se adhiere a la Carta de derechos del Niño Hospitalizado, aunque no se trate de un ingreso pero sí sea una intervención médica y además sea dolorosa).
·   Es importante tener en cuenta la edad del paciente para colocarlo correctamente. Si se trata de un lactante o niño pequeño, es conveniente que le sostenga la persona que les cuida.
·   Es conveniente dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después.
·      Se recomienda distraer a los niños menores de seis años con un juguete, un vídeo o música.


Yo he tenido la suerte de tener una enfermera estupenda en mi centro de salud que nunca me ha puesto impedimento para amamantar a mis hijos durante las vacunas, gracias Marta. Y en el hospital, con el nacimiento de mi tercer hijo, al hacerle la prueba del talón y ponerle la vitamina K tampoco tuve problema en ponerle al pecho.


Si quieres saber más sobre tetanalgesia, puedes leer este artículo publicado por la Asociación Española de Pediatría.



¿Has probado la tetanalgesia alguna vez? ¿Cuál es vuestra experiencia?