domingo, 7 de mayo de 2017

Para las mejores madres del mundo

Agradecida después de un día intenso lleno de sorpresas y emociones, hoy reiteraría las mismas palabras que escribí el año pasado. Una a una, sin quitar ni añadir ninguna.

Cada día soy más consciente del regalo de la maternidad, del gran esfuerzo y sacrificio que supone, de la incapacidad que muchas veces sentimos, pero sobre todo del amor, ternura y compasión que hace desbordar en cada poro de nuestra piel. Cada uno de nuestros hijos es único e irrepetible, como el amor que cada uno de ellos despierta en nosotras. Cada uno se hace querer como es y por lo que es.

A pesar de nuestros límites y equivocaciones, todas nosotras somos las mejores madres para nuestros hijos. Lo importante es amarles incondicionalmente sin pretensión y caminar a su lado enseñándoles lo bella que es la vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario