viernes, 19 de mayo de 2017

Quiero portear fresquito en verano

Por fin llega el buen tiempo, y con él las ganas de salir al parque, hacer excursiones por la montaña, ir a la piscina y, por supuesto, ir a la playa. El fin de curso se acerca y ya casi huele a vacaciones.

Mucha gente me pregunta si portear en verano da calor. Porque en España en verano hace calor, ¡mucho calor!

Pero el porteo siempre es la mejor opción para poder hacer ciertos planes, como paseos por la montaña (no todos los caminos son "carritables"), ir a la playa (las ruedas del carro no ruedan bien por la arena) o poder darnos un buen baño en la playa o la piscina con nuestro bebé mientras jugamos con el hermanit@ mayor.



Así que hoy vamos a hablar de todas las opciones posibles para portear fresquitos en verano y disfrutar del porteo con el buen tiempo.

En el post de cómo portear en invierno os daba las claves para abrigarnos de forma correcta cuando porteamos, porque lo importante es la temperatura que se crea entre el porteador y el bebé. En el contacto piel con piel, el cuerpo de la madre termorregula la temperatura del bebé, generando un calor que no supera los 37º. Por este motivo, portear en sí no da más calor que ir dentro de un carrito hecho de materiales sintéticos que no transpiran. 

La clave es buscar portabebés realizados en tejidos naturales, que transpiren, que no tengan acolchados y que cubran al bebé con una sola capa de tela.


BANDOLERA DE ANILLAS

La bandolera de anillas es el portabebé veraniego por excelencia.
Es un portabebé de una capa de tela de tejido natural: algodón, lino o mezcla, siendo de lino las más fresquitas. Podemos utilizarla en posición delantera, a la cadera o a la espalda, aunque el uso generalizado es a la cadera. Es un portabebé que podemos usar durante todo el tiempo de porteo, desde recién nacido hasta niños de 2-3 años que ya caminan y que sólo quieren ser cogidos en brazos en cortos periodos de tiempo.
Es un portabebé rápido de poner (aunque al principio requiere su técnica) y que ocupa poco espacio (podemos llevarlo en el bolso). Nos permite utilizarla ratos medios-largos dependiendo del peso de nuestro bebé, pues el peso se reparte de forma asimétrica en un solo hombro.

Personalmente me encantan las que hacen artesanalmente en Portéame. Puedes elegir a tu gusto la tela, el estampado y el color de las anillas. Y lo mejor de todo es que son las únicas bandoleras artesanales homologadas oficialmente, lo cual da seguridad y confianza al producto.


Existen bandoleras de agua, hechas con materiales sintéticos que secan rápidamente y te permiten bañarte con ellas (en la piscina, la playa o para darte una ducha) y tener las manos libres. Pueden utilizarse desde el nacimiento hasta aproximadamente 15 kilos de peso. Son muy prácticas y cómodas. 

PORTABEBÉS LIGEROS o “AYUDABRAZOS”

Los “ayudabrazos”, sólo nos dejan una mano libre, porque con la otra tenemos que dar cierto sostén al bebé. Se recomiendan para bebés que son capaces de sentarse por sí mismos y sostener la cabeza. Son estupendos para bañarnos con ellos y para las épocas de “sube y baja”.
Similares a las bandoleras (pero sin cola), consisten en un asiento de redecilla de algodón que soportan el peso en un solo hombro. Son muy prácticos para llevar en el bolso porque plegados casi no ocupan espacio.
Existen diferentes marcas. Las más conocidas son:
TONGA: con hebilla que podemos ajustar a diferentes porteadores.
SUPPORI: sin hebilla. Hay que comprarlos por tallas dependiendo del tamaño del porteador.

FULARES

Los fulares tejidos podemos usarlos durante todo el tiempo que porteemos, pues ofrecen muy buen soporte y se adaptan perfectamente a la anatomía del bebé. En verano debemos elegir nudos de una sola capa para aportar frescor, como el nudo canguro. Los de  algodón 100% son una buena opción, pero ofrecen un frescor extra los que son de tejido de lino o bambú, o mezcla de algodón con cáñamo, o algodón y lino.
Fular tejido Lenny Lamb Bambú
En contraposición, los fulares elásticos suelen ser más calurosos puesto que necesitamos las tres capas de tela para dar el soporte adecuado al bebé, ya que con ellos solemos hacer el preanudado de la cruz envolvente delante. Pero también hay fulares muy fresquitos de bambú 100% y semielásticos de mezcla de algodón y cáñamo con los que podemos hacer el nudo canguro, que, como os decía antes, es más fresquito al usar una sola capa de tela.


También existen fulares de agua, que al igual que las bandoleras de agua, son de redecilla realizados con un material especial que se seca rápidamente.
 MEI TAIS

Los mei tais (de origen asiático) consisten en un panel rectangular de tela para el cuerpo y cuatro tiras, dos para la cintura y dos para los hombros, que se cruzan a la espalda y se anudan. Al ser una sola capa de tela y no llevar acolchados resultan muy frescos. Reparten el peso de forma homogénea y pueden utilizarse delante, a la cadera y a la espalda.
Existen mei tais hechos de tela de fular, que son más frescos y se adaptan mejor al bebé. Además puedes encontrar mei tais evolutivos de tela de fular que sirven desde el nacimiento hasta bebés mayorcitos.
Portéame





Al igual que las bandoleras, me encantan los que confeccionan artesanalmente en PortéamePuedes elegir a tu gusto el estampado incluso ¡puedes hacerlo reversible!. Y lo mejor de todo es que son los únicas mei tais artesanales homologadas oficialmente, lo cual da seguridad y confianza al producto.









MOCHILAS ERGONÓMICAS

Y pensaréis… ¿qué pasa con las mochilas ergonómicas?
Las mochilas ergonómicas suelen ser el portabebé más arraigado entre la gente que portea, por su comodidad y, sobre todo, facilidad de uso. Pero, cuando llega el calor, todo el acolchado sintético, da mucho, pero que mucho calor.

Mochila Buzzidil evolutiva
Existen modelos para verano, con tejidos más transpirables. 
Ergobaby tiene una mochila de lino, y el modelo Performance especialmente diseñado para climas cálidos. 
Boba tiene el modelo 4G y el Air que son muy ligeros. 
African Baby Carrier es una mochila de comercio justo de algodón 100% muy fresca con la ventaja de ampliar el panel y poder usarla hasta que el bebé pese unos 25Kg.

A mí me gustan las mochilas hechas de tela de fular, especialmente las que son evolutivas, pues tienen mucha más vida útil y son más frescas para el verano. Las encontramos en marcas como: Buzzidil, Fidella, Emeibaby, Kokadi, Lennylamb.




ASESORÍA de porteo PERSONALIZADA
En Caminaré nos preocupamos porque elijas el portabebés que mejor se adapte a tus necesidades. Por eso, puedo asesorarte de forma personalizada si lo necesitas. Puedes escribirme a caminare.portalacta@gmail.com


Portear en verano ¡es posible! y ¡muy reconfortante!

Y a tí, ¿qué opción te gusta más?






No hay comentarios:

Publicar un comentario