lunes, 31 de julio de 2017

¡¡Vacaciones!!

Por fin se acercan unos merecidos días de vacaciones en familia. Un momento único y especial en el que nos ponemos en juego porque somos libres de hacer lo que queramos. Es el momento en el que libremente decidimos qué queremos hacer con nuestro tiempo y con quién queremos compartirlo.

Siempre se dice que las vacaciones de verano son el momento para descansar, pero ese descanso no consiste tanto en no hacer nada, sino en descansar la mente haciendo cosas bellas y bonitas que nos gustan y reconfortan, lo cual no quiere decir que no sean cansadas físicamente.

Nosotros este verano estamos disfrutando mucho de todo el tiempo que tenemos juntos (aunque todavía papá no esté de vacaciones), tardes de piscina y fines de semana en familia, con amigos y haciendo pequeñas escapadas cerca de la ciudad. Aprovechando a ver a amigos a los que vemos poco, disfrutando de la amistad con nuevos amigos y haciendo escapadas a esos lugares que marcan los veranos y que siempre se recuerdan.

Nosotros queremos pasar unos días de playa en familia porque a los niños, y a nosotros, nos encanta la playa, el mar y pescar en las rocas, y porque un verano sin playa parece que no es verano. ¡Qué tiempos aquellos en los que vivíamos en el Caribe!.

Pero para nosotros es muy importante poder pasar tiempo con los amigos, con amigos de verdad cuya amistad nos permite CAMINAR EN LA VIDA. Así que pasaremos casi una semana en Pirineos con amigos, porque la montaña también es un lugar privilegiado para aprender a caminar y encontrarse con uno mismo.


¡Feliz Verano!



No hay comentarios:

Publicar un comentario